Las mejores frases de películas de Woody Allen

¿Sabes cuál es mi filosofía? Que es importante pasarlo bien, pero también hay que sufrir un poco, porque, de lo contrario, no captas el sentido de la vida.
Broadway Danny Rose, 1984

(Hablando de lo limpias que están las calles en Los Ángeles): “Aquí guardan la basura y la convierten en programas de televisión”.
Annie Hall, 1977

Todos los hombres son mortales. Sócrates era mortal. Por lo tanto, todos los hombres son Sócrates. Lo que significa que todos los hombres son homosexuales.
La última noche de Boris Grushenko, 1975

Nos enamoramos. Bueno, yo me enamoré, ella simplemente estaba allí.
Bananas, 1971

–Se dedicaba a las apuestas, era usurero, extorsionador…
–Así que un hombre de negocios.
Broadway Danny Rose, 1984

Le quiero como a un hermano: como Caín a Abel.
Delitos y faltas, 1989

La gente quiere una vida ficticia y los personajes ficticios una vida real.
La rosa púrpura del Cairo, 1985

No es malo que tu padre y yo discrepemos, la democracia es eso. Él defiende el ala derecha del partido republicano y yo creo que hay que estar loco de remate para hacerlo, pero…
Midnight in Paris, 2011

Para ti, soy ateo. Para Dios, la fiel oposición.
Recuerdos, 1980

Sentirse culpable es importante. Yo me siento culpable todo el tiempo y nunca he hecho nada.
Broadway Danny Rose, 1984.

¡Claustrofobia y un cadáver, el colmo de un neurótico!
Misterioso asesinato en Manhattan, 1993

Su transformación en rabino es tan real, que algunos sectores sugieren enviarlo a la isla del Diablo.
Zelig, 1983

La gente debería aparearse para siempre como los pingüinos o como los católicos.
Manhattan, 1979

Hay un viejo chiste: dos mujeres mayores están en un hotel de alta montaña y una comenta, “¡Vaya, aquí la comida es realmente terrible!”, y contesta la otra: “¡Y además las raciones son muy pequeñas!”. Pues básicamente así es como me parece la vida, llena de soledad, histeria, sufrimiento, tristeza y, sin embargo, se acaba demasiado deprisa.
Annie Hall, 1977

Es un chico estupendo y un magnífico doctor. Nunca perdió un paciente. Dejó preñadas a dos de ellas, pero nunca perdió ninguno.
La comedia sexual de una noche de verano, 1982

Lo de mi exmarido y yo fue amor a primera vista. Debí echarle otro vistazo.
Delitos y faltas, 1989

Primero se convierte en un asesino y ahora se hace cristiano. No sé qué es peor. ¿Qué he hecho yo para merecer un hijo así?
Café Society, 2016

Está en Nueva York filmando la adaptación de la secuela de un remake.
Celebrity, 1998

Sólo el arte es controlable. El arte y la masturbación. Dos campos en los que soy un experto.
Recuerdos, 1980

No quiero mudarme a una ciudad cuya única ventaja cultural es poder girar a la derecha con el semáforo en rojo.
Annie Hall, 1977

–No sé, quizá un exceso de masturbación por tu parte.
–Oye, ¡no te metas con mis aficiones!
Hannah y sus hermanas, 1986

La cuestión es: ¿he aprendido algo sobre la vida? Sólo esto: los seres humanos están divididos entre mente y cuerpo. La mente abarca todas las aspiraciones nobles, como la poesía y la filosofía, pero el cuerpo se lleva toda la diversión.
La última noche de Boris Grushenko, 1975

Yo sufría de incontinencia cuando era pequeño, y como solía dormir con una manta eléctrica, estaba continuamente electrocutándome.
Bananas, 1971

Después de quince minutos quería casarme con ella. Y después de media hora había abandonado completamente la idea de robarle la cartera.
Toma el dinero y corre, 1969

Usas el sexo para expresar cualquier emoción menos el amor.
Maridos y mujeres, 1992

(Hablando sobre ir al cine durante el día). Es estupendo. Es como hacerle novillos a la vida.
Delitos y faltas, 1989

El sexo alivia la tensión y el amor la causa.
La comedia sexual de una noche de verano, 1982

–Es difícil de creer que no hayas hecho el amor en 200 años.
–204 si tienes en cuenta mi matrimonio.
El dormilón, 1973

No te metas con la masturbación. Es tener sexo con alguien a quien amo.
Annie Hall, 1977

Cariño, fuiste tú la que quiso dejar de dormir conmigo. El 20 de abril hará un año. Recuerdo el día porque es el cumpleaños de Hitler.
Delitos y faltas, 198

(Después del sexo). ¡Vaya, qué rápido! ¿Ha sido porque tenía hipo?
Días de radio, 1987

Nunca había visto a una violinista de música clásica tan atractiva. Normalmente son todas refugiadas húngaras.
Recuerdos, 1980

–Somos personas, sólo somos seres humanos, ¿sabes? Tú te crees Dios.
–Tengo que moldearme a la imagen de alguien.
Manhattan, 1979

Vamos, confiésate una vez más. Es gratis.
Alice, 1990

En mi familia nunca se ha suicidado nadie, no era una alternativa para los de clase media. Mi madre estaba demasiado ocupada en la cocina matando el sabor del pollo como para pensar en pegarse un tiro.
Recuerdos, 1980

El mundo del espectáculo es una jungla, es peor que una jungla: en lugar de devorarse, dejan de llamarse por teléfono.
Delitos y faltas, 1989

Tengo un caso interesante. Estoy tratando dos parejas de hermanos siameses con múltiples personalidades. Me pagan ocho personas.
Zelig, 1983

Admito que fui un tonto con suerte. Si no hubiera nacido en Brooklyn y lo hubiera hecho en Polonia o Berlín, hoy sería una lámpara.
Recuerdos, 1980

– Piensa que esto aportará emoción a tu vida.
– Cariño, la emoción de mi vida es comer sin tener acidez después.
Scoop, 2006

Yo no sé nada de suicidios. De donde vengo, en Brooklyn, nadie se suicida. La gente es demasiado infeliz.
Delitos y faltas, 1989

No quiero casarme, sólo quiero divorciarme.
La última noche de Boris Grushenko, 1975

No he visto a mi psicoanalista en 200 años. Era un freudiano estricto y si le hubiese visto en todo este tiempo ahora estaría casi curado.
El dormilón, 1973

–¿A dónde han ido?
–Al mundo real.
–Me pregunto cómo será estar ahí.
–No parecen muy entretenidos
La rosa púrpura del Cairo, 1985

La última vez que estuve dentro de una mujer fue visitando la Estatua de la libertad.
Delitos y faltas, 1989

En política, me inclino por una democracia honesta. Y también creo que el sistema americano puede funcionar.
Recuerdos, 1980

Mi abuela nunca daba regalos. Estaba demasiado ocupada siendo violada por los cosacos.
Annie Hall, 1977

–¿Qué se siente estando muerto durante 200 años?
–Es como pasar un fin de semana en Nueva York
El dormilón, 1973

El Ku Klux Klan, para quien Zelig era un judío que se transformaba en negro e indio, vio en él una triple amenaza.
Zelig, 1983

Me crie en la confesión israelita, pero al hacerme adulto me convertí al narcisismo.
Scoop, 2006

–¿Cree en Dios?
–No puedo ni dar el salto de fe de creer en mi propia existencia.
Sombras y niebla, 1991

Creía que las Variaciones Goldberg eran una fantasía sexual del señor y la señora Goldberg.
Recuerdos, 1980

–Tienes un problema para comprometerte: no sabías si querías ser psicoanalista o escritor.
–Y me comprometí: me hice escritor y paciente.
Todos dicen I love you, 1996

¿Envidia de pene? Soy uno de los pocos hombres que sufren de eso.
Annie Hall, 1977

Esta es una fotografía de Norman Mailer, un gran escritor. Donó su ego a la facultad de medicina de Harvard para su estudio.
El dormilón, 1973

–Es mi única carta de amor
–Es preciosa
–La mayor parte es un plagio de James Joyce. Te habrás preguntado a qué venían todas esas referencias a Dublín.
Delitos y faltas, 1989

¿Quieres aportar algo a la humanidad? Cuenta chistes más graciosos.
Recuerdos, 1980

–(Sobre el sexo). ¡No puedo! ¡Es asqueroso!
–¿Cómo va a ser asqueroso? Todavía no me he quitado la ropa.
La comedia sexual de una noche de verano, 1982

El cotilleo es la nueva pornografía.
Manhattan, 1979

–La ciencia es un callejón sin salida intelectual
–¿Entonces en qué crees?
–En el sexo y la muerte.
El dormilón, 1973

Las dos palabras más bellas de nuestro idioma no son “¡Te quiero!”, sino “¡Es benigno!”.
Desmontando a Harry, 1997

–Eres un inmaduro, Fielding.
–¿Inmaduro? ¿Cómo que soy inmaduro?
–Bueno, emocionalmente, sexualmente e intelectualmente.
–Bueno, pero, ¿y en el resto?
Bananas, 1971

Mi psicoanalista me advirtió de tu bisexualidad, pero eras tan guapa que cambié de psicoanalista.
Manhattan, 1979

–Algunas veces me pregunto cómo resistiría la tortura.
–¿Tú? ¿Estás de broma? Si la Gestapo Te quitase tu tarjeta de Bloomingdale’s se lo contarías todo.
Annie Hall, 1977

–El sexo sin amor es una experiencia vacía.
–Pero como experiencia vacía es una de las mejores.
La última noche de Boris Grushenko, 1975

El sexo vacío es mejor que la ausencia de sexo, ¿no?
Recuerdos, 1980

–Tienen ustedes una mansión preciosa. Me recuerda a Casa de muñecas.
–¿Le gusta el teatro de Ibsen?
–No, nada de teatro. Es un burdel de lujo de Palm Beach.
Scoop, 2006

El sol es malo para ti. Todo lo que nuestro padres dijeron que era bueno es malo. El sol, la leche, la carne roja, la universidad…
Annie Hall, 1977

No he tenido una aventura, he tenido un breve interludio de infidelidad.
Si la cosa funciona, 2009

–Una sátira incisiva siempre es mejor que la fuerza física.
–No, la fuerza física siempre es mejor contra los nazis.
Manhattan, 1979

¿El cerebro? Es mi segundo órgano favorito.
El dormilón, 1973

–Mis días como católica terminaron cuando cumplí 16 años.
–Mis días como católica terminaron cuando mamá encontró mi diafragma
Alice, 1990

Una relación es como un tiburón, tiene que moverse hacia delante o muere. Y lo que tenemos entre manos es un tiburón muerto.
Annie Hall, 1977

–Eres el mejor amante que he tenido.
–Practico un montón cuando estoy solo.
La última noche de Boris Grushenko, 1975

(Sobre el sexo) Nunca me divertí tanto sin reírme.
Annie Hall, 1977

No puedo escuchar tanto Wagner. Me entran ganas de invadir Polonia.
Misterioso asesinato en Manhattan, 1993

El cerebro es el más sobrevalorado de los órganos.
Manhattan, 1979

Como comediante, si logro que alguien colocado se ría no cuenta, porque esos se ríen todo el tiempo.
Annie Hall, 1977

–Podría decirse que soy medio santa, medio puta.
–Espero poder conseguir la mitad mejor.
La última noche de Boris Grushenko, 1975

Todas las prostitutas con las que hablo me dicen que es mejor que trabajar de camarera. Trabajar de camarera debe de ser el oficio más jodido del mundo.
Desmontando a Harry, 1997

Tal vez los poetas tengan razón. Tal vez el amor es la respuesta.
Hannah y sus hermanas, 1986

is padres no solían pegarme, lo hicieron sólo una vez: empezaron en febrero de 1940 y terminaron en mayo del 43.
Días de radio, 1987

Comparte
  • 79
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    79
    Shares