Las mejores frases de Pitágoras de Samos





No seas ambicioso y tacaño; la justa medida es excelente en tales casos.

Economizad las lágrimas de vuestros hijos, para que puedan regar con ellas vuestra tumba.

Los hombres que siempre hablan verdad son los que más se aproximan a Dios.

No tengas más que una mujer y un amigo. Las fuerzas del cuerpo y del alma no toleran más.

Escucha, serás sabio. El comienzo de la sabiduría es el silencio.

Prefiero el bastón de la experiencia que el carro rápido de la fortuna. El filósofo viaja a pie.

No sabe hablar quien no sabe callar.

No hagas de tu cuerpo la tumba de tu alma.

Ante todo, respetaos a vosotros mismos.

La felicidad consiste en poder unir el principio con el fin.

Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.

Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.

Preciso es encontrar lo infinitamente grande en lo infinitamente pequeño, para sentir la presencia de Dios.

Si quieres vivir mucho guarda un poco de vino rancio y un amigo viejo.

Escribe en la arena las faltas de tu amigo.

El silencio es la primera piedra del templo de la sabiduría.

La amistad es una igualdad armoniosa.

Ayuda a tus semejantes a levantar su carga, pero no te consideres obligado a llevársela.

Cállate o di algo mejor que el silencio.

El alma es un acorde; la disonancia, su enfermedad.

El hombre es mortal por sus temores e inmortal por sus deseos.

Escoge la mejor manera de vivir; la costumbre te la hará agradable.

Hay un principio bueno, que ha creado el orden, la luz y el hombre, y un principio malo, que ha creado el caos, las tinieblas y la mujer.

La tierra regala riqueza profusamente y alimento pacífico. Y os brinda alimentos que están libres de muerte y de sangre.

Mide tus deseos, pesa tus opiniones, cuenta tus palabras.

Una bella ancianidad es, ordinariamente, la recompensa de una bella vida.

El principio es la mitad del todo.

Si sufres injusticias consuélate, porque la verdadera desgracia es cometerlas.

Más le vale a un hombre tener la boca cerrada, y que los demás le crean tonto, que abrirla y que los demás se convenzan de que lo es.

¡Oh legislador! No me des leyes para los pueblos, sino pueblos para las leyes.

Nada perece en el Universo; todo cuanto acontece en él no pasa de meras transformaciones.

Sobre todas las cosas pueden hacerse dos afirmaciones totalmente contrarias.

Tú verás que los males de los hombres son fruto de su elección; y que la fuente del bien la buscan lejos, cuando la llevan dentro de su corazón.

Purifica tu corazón antes de permitir que el amor se asiente en él, ya que la miel más dulce se agria en un vaso sucio.

No desprecies a nadie; un átomo hace sombra.

 




Comparte
  • 93
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    93
    Shares